¿Cómo prevenir el homicidio?

Un estudio de caso reciente en Sao Paulo muestra evidencia de un conjunto de acciones de política de seguridad locales que han tenido un gran éxito en reducir la tasa de homicidios en ese estado de Brasil. Las acciones realizadas entre 1990 y 2010 se ubican entre lo lógico, lo paradójico y lo políticamente incorrecto. Es decir, algunas son bien conocidas y razonadas, otras aparecen con efectos inesperados, y otras son sin duda impopulares. Pero no cabe duda que, en conjunto, y de manera agregada, han sido efectivas. Los efectos han sido significativos y duraderos. Ese estado logró reducir su tasa de homicidios de 35.3 homicidios por cien mil habitantes en 1999 a 6.1 en 2017. En la ciudad de Sao Paulo como tal, la tasa se redujo de 52.6 a 7.5 homicidios por cien mil habitantes. Con ello, se han salvado 20 mil vidas. Una reducción de esa magnitud no puede ser aleatoria y debe ser bien recibida. Tal vez algo deberíamos aprender de ellos.

Entre las acciones lógicas y bien conocidas por sus efectos, se encuentra primeramente la prevención geointeligente, a través de los sistemas Infocrim (similar a lo que hacemos en el DataLab de CentroGeo y el proyecto Geocrimen) y Fotocrim, los cuales permiten una mejor distribución de la fuerza policial en el territorio con una mayor rapidez y en el momento más oportuno, que es previo a la comisión de un delito, o bien, inmediatamente después, con el efecto de aumentar la probabilidad de detención del presunto responsable del delito. Los sistemas también permiten realizar labores de planeación y evaluaciones de desempeño del personal policial. Otra acción lógica ha sido reducir la posesión de armas entre la población civil. Esta acción de desarme es favorable en cuanto a que tiende a reducir la violencia homicida no solamente al interior de los hogares (violencia doméstica), sino también entre miembros de pandillas.

Las acciones inesperadas, que en realidad ha sido una sola acción, y que parece haber tenido un efecto positivo en reducir la violencia homicida ha sido la siguiente: la emergencia de una pandilla carcelaria, de nombre Primeiro Comando da Capital (PCC), que se ha instituido como la institución informal mediadora principal para la solución de conflictos entre presos. Es una especie de institución pública, en este caso, una institución criminal, que ha logrado entre otras cosas, sustituir las venganzas, linchamientos, ejecuciones, etc. por medio de la amenaza cumplida; es decir, nadie puede hacer justicia salvo la pandilla. Y para ello ha instaurado sus propios procedimientos para impartir justicia.

Y entre las medidas impopulares, y además seguramente con evidencias bien documentadas de abusos de autoridad, se tienen las siguientes: un aumento de la población carcelaria y un incremento en la duración de las sentencias. El estado de Sao Paulo tiene cerca de 200 mil presos y los ve aumentar en 15 mil cada año. Y no solo han aumentado la población carcelaria y las sentencias en ese estado; también se han endurecido las medidas de castigo al interior de los penales.

En síntesis, las acciones de política local de seguridad han sido de geointeligencia, control de armas, concentración del poder criminal en una sola organización, y el endurecimiento de la política de reclusión.

El autor del estudio advierte que variables estructurales (ej. económicas) del estado y ciudad de Sao Paulo pueden ser importantes en la reducción de la violencia homicida, pero no son imprescindibles.
Y concluye con una nota que nos da esperanza y asegura que la responsabilidad está del lado de quienes gobiernan: nos dice el autor que “el resultado (del estudio) es alentador, ya que sugiere que los gobiernos pueden progresar en reducir el crimen con los recursos que ya tienen a mano, y no necesitan depender exclusivamente de cambios en condiciones estructurales fuera de su control como el desempleo, el ingreso per cápita y la desigualdad”. Me parece que el llamado a trabajar y dar resultados efectivos con lo que se tiene hoy en día a mano, es claro.

Investigador y Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI-3). Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (CentroGeo).

Twitter: @cjvilalta

Referencias: (1) Freire, D. (2018). Evaluating the Effect of Homicide Prevention Strategies in São Paulo, Brazil: A Synthetic Control Approach. Latin American Research Review, 53(2), 231–249. DOI: http://doi.org/10.25222/larr.334.
(2) Robert Muggah y Ilona Szabó de Carvalho. Violent crime in São Paulo has dropped dramatically. Is this why? World Economic Forum. 7/Mar/2018. Liga: https://www.weforum.org/agenda/2018/03/violent-crime-in-sao-paulo-has-dr...

Documento disponible aquí